sábado, 29 de septiembre de 2012

OCHO MUERTOS EN MURCIA, ALMERÍA Y MÁLAGA POR LAS LLUVIAS TORRENCIALES


En Álora una mujer fue encontrada ahogada junto a la pared de su casa en la barriada de La Isla. La vivienda quedó anegada y la mujer, de avanzada edad, no pudo huir. Su marido sí consiguió salir de la casa. En la misma zona una decena de personas tuvieron que abandonar sus casas, según el alcalde, José Sánchez.
El temporal de lluvia ha dejado cientos de evacuados en Andalucía tras anegarse sus viviendas. Las fuertes lluvias, que alcanzaron hasta los 200 litros por metro cuadrado en Cádiz, han afectado a casi toda la comunidad autónoma, pero han tenido especial incidencia en varios municipios de Málaga, Sevilla y Granada. Los transportes -aéreos, por carretera y ferroviarios- se han visto fuertemente afectados.
Las dos personas que permanecían desaparecidas han sido localizadas con vida, según la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo. En Pizarra fue dada por desaparecida una persona, después de que su vehículo fuera arrastrado por el Guadalhorce. Lo mismo ocurrió con otra persona en Archidona. Según el Ayuntamiento, efectivos de la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil y Protección Civil buscaron desde el mediodía del viernes a un vecino llamado Juan Ramírez, que vive solo en el campo. La vivienda de Ramírez está ubicada en un lugar próximo a arroyo Marín, en la zona de Los Molinillos. También ha sido hallado.

Unos 9.000 vecinos de las zonas por donde ha dejado su rastro el temporal se pasaron la mañana del viernes limpiando las calles y casas anegadas y recogiendo los vehículos arrastrados por las riadas. A primera hora la situación llegó a ser tan crítica en los municipios malagueños de Villanueva del Rosario (3.646 vecinos) y Villanueva del Trabuco (5.424 habitantes), en la comarca de Antequera, que se requirieron los servicios de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ante la crecida de las aguas.
El alcalde de Villanueva del Rosario, José Antonio González, ha explicado que “hay casas que ni se ven”, porque el agua ha llegado a alcanzar hasta cuatro metros de altura en una calle junto a uno de los arroyos que alimentan al río Guadalhorce. Unas 300 personas han podido desalojar sus viviendas, según el alcalde, porque las casas que dan al río tienen salida a otra calle y solo dos familias permanecen pendientes de rescate. El embovedado del arroyo fue insuficiente y la tromba de agua buscó su cauce arrastrando vehículos, animales y objetos. “El pueblo es un pantano”, afirmó ayer el alcalde.
Con estas mismas palabras describe la situación de la vecina localidad de Villanueva del Trabuco su alcalde, Antonio Vega, quien relata que no ha habido necesidad de evacuaciones, aunque hay decenas de casas afectadas por el agua. “No hay personas en situación de riesgo” en ningún punto de la provincia, decía a mediodía del viernes el director del consorcio provincial de bomberos, Manuel Marmolejo.
Las autoridades insisten, tanto la subdelegación del Gobierno como la Junta de Andalucía, que las incidencias en la zona del Valle del Guadalhorce (Álora, Pizarra, Cártama y Alhaurín de la Torre) son por intervenciones de auxilio y rescate de personas con casas anegadas, muchas de ellas refugiadas en los tejados.
La circulación en la red ferroviaria en Andalucía se interrumpió ayer viernes en los tramos Osuna-Pedrera (Sevilla), Archidona-Salinas (Málaga) y en Bobadilla (Málaga). La inundación de las vías obligó a Renfe desde primera hora de la mañana a poner en marcha un plan alternativo de transporte por carretera, ya que la interrupción del tráfico ferroviario en varios puntos afecta a servicios de media y larga distancia.
En la Serranía de Ronda, otra de las zonas de la provincia de Málaga afectadas por las lluvias, ya se ha restablecido el tráfico en la MA-8304, por la zona de Genalguacil, a la altura del kilómetro 0,5. Esta vía transcurre de Jubrique a Genalguacil y se había cortado por las inundaciones. El alcalde de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera, ha explicado que "un arroyo se ha salido de su curso y ha atravesado una parte del pueblo provocando que varias casas y el colegio, que se sitúa en la parte baja de Genalguacil, quedaran inundadas". En Jubrique, de unos 650 habitantes, el hotel Posada Mirados de Jubrique ha quedado totalmente inundado. “Había sido abierto el pasado sábado”, aclara el alcalde del municipio malagueño, David Sánchez.
Por su parte, el Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) de Málaga efectuado en la zona de la Serranía de Ronda 30 intervenciones desde la una de la madrugada hasta las ocho de la mañana del viernes. “Se han tenido que desalojar ocho personas de dos viviendas en la zona de Hoyo Tabares, en la parte baja de Ronda”, confirman desde el Ayuntamiento de la localidad malagueña. Las intensas lluvias han provocado que se inunden tres polideportivos, uno de ellos sin estrenar, cuatro caminos rurales han tenido que ser cortados y “el Arroyo de las Culebras se ha desbordado causando graves daños en los cultivos, aunque ya ha vuelto a su cauce”



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada